PAUTAS PARA EL CIERRE CONTABLE

Aspectos más relevantes que conforman las tareas que son necesarias realizar durante los trabajos de cierre contable.

Antes de iniciar el proceso del cierre del ejercicio es necesario comprobar que la contabilidad está cuadrada, se debe realizar un balance de comprobación de sumas y saldos a fecha del cierre del ejercicio.

Es necesario revisar las fichas del libro mayor a fin de detectar algún fallo en la contabilidad. Es muy normal haber olvidado crear la cuenta de amortización de un determinado inmovilizado, tener contabilizados apuntes en cuentas que no les correspondan...

También debemos reclasificar los importes de las cuentas que están a largo plazo y pasarlos a corto. El importe que se debe pasar del largo al corto plazo es aquel cuyo vencimiento se produzca en el año que vamos a iniciar.

Otra tarea a realizar el la revisión y regularización de las cuentas que modifican el Resultado Contable, las cuentas que hay que tener presentes son:

· Existencias

· Inmovilizado

· Provisiones para riesgos y gastos

· Deterioro del valor de los activos

· Ajustes por periodificación

· Operaciones que previamente se imputaron al Patrimonio Neto

· Amortizaciones

Después de realizar todas las operaciones anteriores ya conocemos nuestro resultado contable, es decir, antes de impuestos, sin embargo para conocer el resultado fiscal hay que hacer una seria de ajustes que establece la Ley del Impuesto de Sociedades y obtener así el que sería nuestro resultado después de impuestos.

Una vez terminados todos los pasos anteriores y realizado el asiento del impuesto de sociedades ya podemos realizar el cierre del ejercicio. El cierre del ejercicio consiste en listar todos los libros contables que necesitemos y en proceder a la regularización, cierre y apertura del nuevo año contable.